Discos 2015: Ratatat- “Magnifique”

Evan Mast y Matt Stroud los cerebros detrás de Ratatat, siempre fueron tipos inquietos y volátiles.

ratatat2

El 2015 los trajo de vuelta en su versión guitar hero más hermosa: aquella del 2006. El dúo instrumental de Nueva York volvió a las guitarras acertadas con una obra que bien podría funcionar como banda sonora si Sergio Leone dirigiese roadmovies para nuestro siglo. El tracklist en cuestión nos trae cosas eclécticas que podrían camuflarse sin problemas dentro del Human After All de los casquitos franceses. Hay incidencias folkies también que Iron & Wine las podría hacer si se enamorase de los artificios electrónicos. En si, un sueño retrofuturista para hipters que bailan sin desprenderse de las barras.

Pese a que su exilio discográfico duro cinco años, la dupla de Brooklyn no ha dejado de ganar followers. Y esto pese también a que sus dos últimos trabajos – LP3 de 2008 y LP4 de 2010 – fueron dos álbumes extraños sobresaturados de hip-hop con gusto a Ali G. Pero con Magnifique, su quinto álbum de estudio, los yanquis parecen volver a los orígenes pero mirando hacia adelante, logrando una obra de melodías oníricas, fluidas y sobre todo bailables. De la mano de aquellas cuerdas inquietantes hay canciones cancheras y excitantes donde maravillas funkys hacen pie sobre suelos westerns.

Ratatat. Foto por Pete Vandenbelt
Ratatat. Foto por Pete Vandenbelt

Evan y Matt experimentaron con el fuego sagrado de las seis cuerdas – en realidad, doce o tal vez más. Aquel que los abrigo en el incansable Classic (2006) A pesar de que esta nueva producción es totalmente diferente a lo que habían creado tiempo atrás contiene la esencia del disco debut y eso hay que celebrarlo.

En los catorce tracks de MagnifiqueRatatat se mueve sin descanso a través de diversos estilos y géneros musicales. De aquella “Intro” con gusto a “Revolution 9” pasando por los beats de “Cream On Chrome”, los acordes del oeste del tema homónimo y la maravillosa “Abrasive” la obra pasa por una mezcla de estilos que denotan desprejuicios y superaciones, Tal vez “Roma” sea la canción más bonita del disco, una canción que Yingui Malmsteen podría componer si fuese fan de Avicci.

No Comments Yet

Comments are closed