Las Piñas: “Con Espanto Caribe logramos un sonido bien nuestro”

 

Las Piñas. Foto por Juliana Camelli.
Las Piñas. Foto por Juliana Camelli.

En el 2014 Antonela Périgo estaba aprendiendo batería mientras que a Sofía Cardich se le ocurrió tirar un par de acordes arriba de lo que su compañera tocaba. Así fue cómo surgió su primera canción, “Costa Este”, la que definiría el estilo que adoptarían el resto de los temas del dúo platense que decidió darle un carácter serio a lo que hacían en un garaje en el verano del 2015. A pesar de su corta vida, Las piñas cuentan con una agenda cargada de shows, participaron de una gira por más de 20 ciudades y pueblos estadounidenses incluyendo una presentación en el Festival SXSW y compartieron escenario con bandas destacadas del circuito under local.

Con sus melodías playeras furiosas, ritmos pegadizos, odas a la pizza y a los tiburones y el espíritu DIY que se plasmó en su EP “El Perro Beach” (2015) – editado por el sello estadounidense Yippie Ki Yay Records – y su primer disco “Espanto Caribe” (2016), admiten que constantemente quieren explorar otras alternativas y no encasillarse nunca.

Las chicas oriundas de la ciudad de las diagonales que despiertan curiosidad por su atractiva oferta musical que combina el Surf Eock desde el concepto y sonido y el Punk en actitud y ejecución, nos cuentan cómo fue la reciente visita a Chile, la experiencia de una extensa gira por Estados Unidos, cómo fue trabajar en su disco debut y qué planes tienen a futuro.


 

Pastizales Burning: ¿Cómo fue la experiencia de las últimas fechas en Chile?

Las Piñas: Chile estuvo genial, nos hubiese encantado haber hecho una gira un poco más larga, pero tocar dos veces en Santiago fue muy bueno. En realidad, teníamos una fecha en Valparaíso el viernes 12 pero no pudimos llegar así que solo pudimos completar dos de tres fechas. Esperemos haya una próxima vez para tener revancha.

PB:  ¿Qué les aportó la gira por Estados Unidos y cómo fue la recepción que tuvieron en públicos de grandes ciudades y pueblos más pequeños?

LP: La gira por EE.UU. nos aportó muchísima experiencia y conocimiento acerca de lo que es girar por varios días con una banda y tener que tomar decisiones rápidas. Teníamos que estar atentas a muchísimas cosas. La recepción del público siempre fue increíble, nos sorprendió la cantidad de gente que se nos acercaba y nos contaba que nos conoce por las redes y otros que venían siguiendo la gira por Instagram para saber cuándo llegábamos a su ciudad. Eso fue lo más hermoso, la buena onda del público. Tanto en ciudades grandes como en pequeñas. Hubo ciudades chicas que nos sorprendieron como Provo, Utah. Pensábamos, ¿irá alguien al show? Y fue uno de los mejores de la gira.

PB: En algún momento ustedes se definieron como “una banda bebé”, ¿en qué etapa de maduración se ven ahora?

LP: (Risas) ¡Eso no fue hace mucho! Puede ser que después de la gira de EEUU ya seamos una banda adolescente, con mucha energía y con ganas de seguir haciendo cosas. Pero igual, como dice nuestra amiga Ferny “Ya no quiero ser bebé, es difícil ser bebé”.

PB: ¿Cuáles creen que son las claves que se destacan de Espanto caribe? ¿En qué cuestiones tuvieron que trabajar más para conseguir el sonido que querían lograr?

LP: Las canciones de Espanto Caribe fueron las primeras y las que dieron la identidad a la banda. Al disco lo trabajamos desde el día 1, grabando con Luciano Caselli que nos ayudó mucho a entender que si le das bola a la grabación, la mezcla va a ser más fácil. Entonces fuimos con ideas bastante solidas sobre cómo queríamos que suenen los temas. Y luego la mezcla de la mano de Santiago De Simone fue un trabajo en conjunto con un feedback constante y gracias a eso pudimos encontrar un sonido propio. Esa era una de las premisas, buscar un sonido bien nuestro, y creemos que con Espanto Caribe lo logramos.

PB: ¿Fue difícil apostar al Surf Rock en un país como el nuestro en el que quizás es un poco inusual?

LP: A veces no sabemos si etiquetarnos como “Surf Rock“, sabemos que mezclamos muchas cosas y no somos una banda de Surf clásico. Tenemos un poco de guitarras Surf, de Power Garaje, de melodías melosas Indies y de sonido Lo-Fi. Como un licuado, esos que tomamos en la playa (Risas).

PB: ¿De qué manera buscan ampliar sus horizontes sonoros teniendo en cuenta que el circuito under en La Plata es bastante rico y variado?

LP: Los primeros temas fueron pensados para tocar como dúo, pero ya estamos haciendo temas donde el bajo tenga su personalidad y no sea solo una base que acompañe la guitarra. Queremos jugar más con eso e intentar ser lo más creativas posibles para seguir haciendo canciones con nuestra personalidad y estilo.

PB: ¿Qué balance hacen de este año y cuáles son sus apuestas para lo que resta del 2016 y a futuro?

LP: En el 2015 tocamos muchísimo, todos los fines de semana, íbamos y veníamos. Este 2016 intentamos tocar menos, pero eso no significa estar inactivas. Siempre tenemos cosas para hacer (como Chile este Agosto). El 2016 empezó con la gira por EE.UU. que fue lo que más esperábamos desde el año pasado y por suerte sucedió. Así que lo que resta del año esperemos grabar un nuevo material para poder seguir girando que es lo que más nos gusta. Quizás volver a EE.UU., pero también queremos tocar en ciudades del interior de Argentina que es algo que tenemos muy pendiente.

  • Las Piñas se van a estar presentando el próximo 3 de septiembre en el CC Matienzo, en el marco del Festi Fest con Marina Fages y Eric Mandarina y el 7 de septiembre en una nueva edición de la Dark side of The Party junto a Pyramides, Las kellies y Comando Shoryuken en el Nuevo Emergente de Almagro.